Cultivo interior de semillas de marihuana

Durante mucho tiempo la plantación de marihuana o de cannabis se limitaba a personas que podían cultivar en el exterior, ya fuera en parcelas, huertos o terrazas. Este tipo de cultivo en el exterior además estaba sometido a las condiciones climatológicas, por lo que no era posible realizar nuestros cultivos durante todo el año.

Sin embargo, en la actualidad podemos adquirir armarios y lamparas con las que podemos simular en el interior las condiciones adecuadas e ideales de iluminación y temperatura para poder cultivar nuestras semillas de cannabis.

En este artículo os contamos todo sobre el cultivo interior de semillas de marihuana.

Qué ventajas tiene cultivar cannabis en el interior

El cultivo «indoor» de marihuana tiene múltiples ventajas ya que podremos disponer de un entorno controlado en el que podremos elegir:

  • Las horas de luz.
  • La humedad
  • La temperatura
  • Mantendremos nuestras plantas alejadas de las plagas.

¡Así que podremos cultivar nuestras semillas durante todo el año!

Qué semillas comprar para plantar en el interior

Como regla general podemos decir que las semillas que tienen más porcentaje de indica que de sativa son ideales para el cultivo interior o «indoor». Tanto por su tamaño como por su ciclo más largo de cultivo las Sativa presentan problemas para su plantación en el interior.

Hay que tener en cuenta que durante el desarrollo de la planta tendremos unos gastos de luz y agua por lo que consideramos que las plantas feminizadas con los ciclos más cortos de cultivos son más interesantes para el cultivo indoor.

También se ha demostrado que las semillas autoflorecientes dan mejor resultado, y más producción, cuando se cultivan en el interior.

Semillas con más producción

Qué se necesita para hacer un cultivo interior

Para cultivar de forma optima cannabis en el interior necesitaremos realizar una inversión para tener la infraestructura necesaria.

1 Semillas

Evidentemente es fundamental contar con unas buena selección de semillas y de calidad. Puedes comprar semillas de marihuana en nuestra tienda online. Y no dudes en contactar con nosotros para que te asesoremos.

2 Armario de cultivo

Para poder recrear a nuestro gusto y controlar las condiciones en las que vamos a cultivar debemos disponer de un armario (en el marcado podemos obtener distintos tamaños) en el que instalaremos las macetas y realizaremos nuestra plantación.

En el armario será donde controlemos la temperatura, la humedad y la circulación del aire en la que se desarrollaran las plantas durante las diferentes fases de su desarrollo.

3 Tierra

La marihuana es una planta fuerte que se desarrollará y crecerá dependiendo de lo que le permita el cultivo. Por eso es importante cuidar el suelo en el que la vamos a plantar y en el que se desarrollará la planta.

La mejor forma de garantizar la calidad de los cogollos es cuidar la planta para que esta crezca fuerte y saludable y para ello debemos invertir tiempo en conseguir un suelo rico en nitrógeno, fósforo, potasio y otros nutrientes esenciales.

También tenemos que tener en cuenta que la planta del cannabis prefiere suelos ligeramente ácidos con un PH inferior a 7 (Entre 6 y 6,5)

4 Macetas

Como cualquier planta el cannabis en interior necesita de macetas donde echar raíces. Para elegir la maceta adecuada para nuestra planta de cannabis debemos tener en cuenta:

  • La forma: para interior son mejor las de forma cuadrada por ocupar menos espacio.
  • El tamaño: No se recomienda que superen los 10 litros.
  • La altura: Las más altas facilitan en proceso de ventilación
  • El drenaje: Deben tener los agujeros suficientes para que se vaya el exceso de agua al regar y nuestra planta no se ahogue.

5 Humificadores

Para que nuestras plantas crezcan fuertes y sanas y obtengamos cogollos de calidad es imprescindible que controlemos la humedad durante todo el proceso de crecimiento, desarrollo y floración de la misma.

Y es que hay que tener en cuenta que dependiendo de la fase en la que nos encontremos la humedad que necesita la planta puede variar desde un 70% en la fase de crecimiento a un 45% en la fase de floración. También es distinta la humedad necesaria durante el día y durante la noche.

No obstante durante puedes pedir consejo a tu banco de semillas para que te oriente sobre cada planta en particular.

6 Ventiladores

Nuestro pequeño entorno de cultivo indoor deberá contar además con ventiladores que hagan que el aire circule correctamente por la estancia y no se den bolsas de aire que puedan perjudicar nuestra cosecha

7 Termómetros e higrómetros

Evidentemente para controlar la temperatura y la humedad de una estancia debemos medirla. Estos aparatos nos permitirán controlar y programar las condiciones en las que se va a desarrollar nuestro cultivo.

A la hora de elegir cuales son los mejores termómetros o higrómetros del mercado debemos tener en cuenta sobre todo dos variables: la precisión y la durabilidad de los mismos.

8 Fertilizantes

Para tener obtener plantas que produzcan abundantemente y de calidad debemos alimentarla bien mediante los fertilizantes. Debemos tener en cuenta que el tipo de fertilizante y la forma en la que lo aplicamos no es igual durante todas las fases del proceso de crecimiento.

Para fertilizar las plantas contamos que podemos separar entres tipos en función de su composición:

  • Fertilizantes y aditivos orgánicos: sus elementos proceden de fuentes naturales:
  • Fertilizantes y aditivos minerales: sus elementos no parten de fuentes naturales, pero estás desarrollados para que las plantas los absorban más rápidamente.
  • Fertilizantes y aditivos bio- minerales: Compuestos de una base orgánica más aditivos minerales

9 Lamparas

Como cultivadores interiores necesitamos recrear las condiciones de luz del exterior. Para ello contaremos con lamparas especiales que proporcionaran a nuestra plantación la iluminación perfecta para el desarrollo de nuestra planta. Estas condiciones de luz iran cambiando en función de las necesidades de la planta en las diversas fases del desarrollo del cannabis.

¿Qué tipo de lamparas podemos comprar para nuestra plantación?

  • Lamparas de halogenuros metálicos (HM): Las más económicas del mercado.
  • Fluorescentes: Ya sean de tubo o compactos. Ideales para la fase de crecimiento
  • Bombillas de vapor de sodio a alta presión: Perfectas para la fase de floración. Hay que tener cuidado por que dan mucho calor.
  • Lamparas LED: Consumen menos y desprenden menos calor que las anteriores.

Cómo sembrar semillas en el interior

Una vez que tenemos todos os materiales descritos anteriormente y hemos creado una estancia con las condiciones propicias vamos a definir los pasos que debemos hacer en las distintas fases para obtener un cultivo con gran producción y gran calidad. Es importante volver a recalcar que estos son unos consejos generales y que dependiendo del tipo de planta que vayamos a cultivar puede haber unas condiciones particulares que debemos consultar a nuestro banco de semillas.

Fase 1: Germinar la semilla:

Lo primero que debemos hacer es germinar las semillas del cannabis. Para ello las meteremos en papel empapado con agua y las guardaremos en un sitio oscuro y protegido. Dependiendo del tipo de semilla la germinación se producirá en un periodo de 1 a 3 días.

Sabremos que ha germinado cuando veamos que la semilla ha partido y aparece un brote.

Fase 2: Crecimiento de la planta:

La fase de crecimiento es la más larga, ya que es cuando la planta se desarrollará. Para un buen desarrollo de la planta del cannabis las condiciones deberán ser las siguientes:

  • 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad
  • Temperatura entre los 20 y los 27 grados.
  • Una humedad de 45% durante el día
  • Una humedad entorno al 65% durante la noche.
  • Utilizaremos fertilizante de crecimiento
  • Regaremos abundantemente cada 2/3 días.

Fase 3: La floración

La fase de de floración empieza cuando la planta ha alcanzado su tamaño de desarrollo y empieza a echar los capullos que se abrirán en flores. Esta fase puede suele iniciarse entre el mes y medio y los dos meses.

Las condiciones durante la fase de floración serán las siguientes:

  • 12 horas de luz y 12 de oscuridad.
  • Temperatura entre sobre los 25 grados.
  • Humedad entorno al 40% cuando haya luz
  • Humedad de 50% en la oscuridad
  • Utilizaremos fertilizante de floración.

Si hemos realizado todo correctamente en el siguiente mes y medio las flores cambiarán hacia un color violeta o purpura. Esa es la señal de que nuestro trabajo ha dado sus frutos y podemos iniciar la recolección.

Esperamos que este articulo te haya resultado interesante. Recuerda que puedes dejar tus dudas en comentarios o consultarnos por nuestros distintos canales de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba